Patologías biológicas de la madera: cómo tratarlas

La tendencia naturista que aboga por el uso de materiales como la madera, el mimbre o el barro como elementos de construcción o decoración de interiores tiene grandes ventajas, sobre todo desde el punto de vista ecológico. ¡Por eso me gustan tanto! Sin embargo, ¿te has parado a pensar los problemas que podemos encontrarnos?

Como todo elemento natural, la madera es un material susceptible de sufrir distintos trastornos que pueden afear nuestro hogar y debemos saber identificar para evitar que quede totalmente inservible. Veamos cómo tratar las patologías biológicas de la madera más habituales.

Patologías biológicas de la madera

Los principales agentes naturales que pueden afectar a nuestros muebles de madera son dos: termitas y carcoma. Veamos los aspectos esenciales de cada uno de ellos:

Termitas

Sin duda los insectos xilófagos más populares y que todos conocemos son las termitas, que se alimentan de madera y se dividen en tres grupos diferentes:

Por un lado están las termitas de madera húmeda, que se desarrollan y viven en maderas húmedas, estando muy presentes especialmente en bosques y en pequeños embarcaderos de madera.

También tenemos las termitas de madera seca, que viven en maderas secas tanto de zonas urbanas como naturales. La principal característica de este tipo de termitas es que pueden sobrevivir durante mucho tiempo sin agua, resultan muy peligrosas para las construcciones.

Y por último están las termitas subterráneas, que viven debajo de las construcciones, dañando peligrosamente sus cimientos.

Estos pequeños insectos se alimentan de la celulosa de la madera, y suelen darse en condiciones de humedad y calor, aunque también se dan en madera seca. Son habituales en el sur de España, sobre todo cuando las casas permanecen mucho tiempo cerradas sin su debido mantenimiento. La termita puede perforar el interior de la madera y destruir por completo muebles y elementos constructivos en poco tiempo.

Para evitar su aparición, te aconsejo ventilar bien la casa a diario, evitar la acumulación de madera en el suelo y no empapar demasiado la madera exterior al limpiarla. ¡Mucho cuidado! Una vez aparezca, su tratamiento es muy delicado, y realmente no existen remedios caseros para combatirla. Si detectas una plaga, lo mejor que puedes hacer es llamar a algún especialista.

1

Carcoma

La carcoma es otro insecto, en este caso un escarabajo, que pone sus huevos en la madera. Son las larvas, al nacer, las que se alimentan del interior de los muebles hasta convertirse en adulto, momento en el que perforan la superficie dejando un considerable agujero. Es muy importante que aísles el mueble infectado en el momento que detectes la infección, pues la carcoma se propaga muy rápidamente.

Para eliminar la carcoma por completo tendremos que aplicar un producto específico con una brocha sobre la superficie del mueble que esté sin lacar ni barnizar. Si no existe, hay que decapar el mueble. ¡Y hazlo rápido, que la carcoma no espera! Aplica 3 o 4 manos para mayor eficacia, y esperar un par de días entre una y otra.

2

Bicho taladro

Por otro lado está el bicho taladro, que es similar a la carcoma de la madera pero tiene un tamaño más grande. Se les conoce también como polillas de la madera.
Se trata de un coleóptero que pone sus huevos en la madera, aprovechando así las figuras u orificios existentes en la madera para protegerse cuando se produce la eclosión de los huevos.

Las larvas del bicho taladro son blancas y se alimentan de madera, originando un característico y polvoriento serrín.

Escarabajo de la madera

Y aunque hay otras más, la otra plaga de insectos xilófagos a la que hay que estar atento es a la del escarabajo de la madera, que tiene un característico color marrón o rojizo, depositando los huevos en las oquedades naturales de la madera, generalmente seca.

Cuando los huevos eclosionan comienzan a excavar, pudiendo permanecer hasta más de tres años en los peores casos, mientras se alimentan de toda la madera que encuentran a su paso.

Hongos

Existen diferentes pudriciones que atacan a la madera, la madera se suele deteriorar con estos organismos cuando está expuesta a humedad sin un tratamiento previo, estas condiciones favorables a la aparición de estos hongos son los que deberemos zanjar para evitar la expansión de la podredumbre.


Ya sabemos la belleza y la nobleza que da la madera a nuestras casas, pero con este material natural hay que tener sumo cuidado para que no aparezcan plagas. Si compramos madera previamente tratada para la exposición a la intemperie seguramente alargaremos la vida de cualquier instalación que realicemos. En caso contrario deberemos tratar la madera para ello. En todo caso, ¿conoces algún remedio casero para tratar las patologías biológicas de la madera?